lunes, 16 de marzo de 2009

"Bloodbrothers": La mejor manera de conocer a The Dictators

No hay nada más erróneo que considerar a The Dictators como una banda punk. Es puro Hard-Rock neoyorkino. Lo que ocurre es que para esa época (estamos hablando de finales de los `70, el punk estaba en todo su esplendor), pero de ninguna manera esta banda puede ser bastardeada como se suele hacerse.
Si bajamos a 1978 nos econtramos con Bloodbrothers que es el tercer disco de la banda y con un repertorio de temas increíbles como "Baby, Let's Twist" ,que fue un hit en varias radios de la costa este de norteamérica.
"No Tomorrow" y "Stay with Me" , otros temasos con excelentes rifs y un sonido que se asemeja al Unmusked de Kiss (contemporaneo para que no piensen en el plagio). Y por supuesto no dejar afuera "Minnesota Strip" una melodía que me hace acordar a War Machine también de Kiss.
En esta oportunidad Mark (the animal) Mendoza, se aleja de la banda para formar parte de otra junto con algunos compatriotas conocida como Twisted Sister, y da paso en su puesto de bajista a Andy Shernoff (que luego va a fundar Manowar en 1982 y producir el primer demo de Anthrax).
Con los productores de Blue Öyster Cult trabajaron en este gran disco que es muy completo y por el cual yo empezaría si no conociera a los dictators. Después me animaría a pasar por "Manifest Desteny", su disco anterior.
Diegoleppard para Glamride!

6 comentarios:

ALVARO dijo...

Disco impresionante, mi hermano y yo somos fans incondicionales de la banda¡¡¡¡ Manitoba's wild kingdom........and you?
Los vi en directo hace 5 años en Madrid, y me quedé sin palabras, Ross the Boss¡¡¡¡es un dios de la guitarra.

DiegoLeppard dijo...

muchas gracias por tu comentario Alvaro y buena experiencia la que tuviste en Madrid.
Acá me parece que no son muy conocidos!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Lamento decirte, estimado Diego Leppard, que tu desconocimiento de los Dictators es enorme. Los Dictators son los padres del punk, correa de transmisión, junto a los New York Dolls, entre el high energy de Detroit (Stooges y MC5, principalmente) y el punk propiamente dicho de Ramones, Clash y Pistols. Es cierto que la música de los Dictators tiene toques hard, sobre todo debidos a la impresionante guitarra de Ross the Boss, pero éstos aparecen principalmente en el cuarto álbum de estudio de la banda, "D.F.F.D" (2001) y en la resurrección de 1990 bajo el nombre de Manitoba´s Wild Kingdom, aquí sí con una producción más metálica, pero con el mismo espíritu punk y rocanrolero en temazos como "Haircut And Attitude" o "New York New York".

"Bloodbrothers", la obra maestra de los Dictators, no es, bajo ningún punto de vista, un disco de hard rock. Que Murray Krugman y Sandy Pearlman quisieran llevar al grupo al terreno de Blue Öyster Cult para nada cambia las cosas. El tercer disco de los Dictators contiene todas las consignas del punk (diversión, retorno a los orígenes del rock and roll, sencillez) ejecutadas con una gran brillantez técnica sin perder un ápice de frescura. A nadie se le puede ocurrir que a los Dictators en general, y a “Bloodbrothers” en particular, se les catalogue de punk rockers por coincidir con el apogeo el punk rock. Todo lo contrario: los Dictators eran el punk rock. Fíjate, si no, lo que dice Scott Kempner (guitarrista del grupo) de lo que sintieron al llegar a Inglaterra en 1977 y ver lo que allí se cocía: “Por vez primera éramos aceptados y respetados por la música que alguna vez habíamos llegado a pensar que hacíamos en privado”.

Decirte, además, que Andy Shernoff ha sido siempre el bajista y compositor del grupo, y que Mark Mendoza sólo le sustituyó en el segundo disco, "Manifest Destiny", en el que Shernoff toca los teclados y canta en varios temas. Y, por supuesto, Manowar los funda Ross the Boss tras su paso por Shakin' Street, no Andy Shernoff.

DiegoLeppard dijo...

Querido Gonzalo, te doy las gracias por tu clase magistral sobre Los Dictators!! se ve que sos un fenómeno, pero lejos está en mis intenciones de cada post que realizo para Glamride mostrar tan detallada catedra enciclopédica. Solo apunto a reivindicar en algunos casos como este tratando de seducir hacia la compra u obtención libre de obras que realmente valen la pena.
Valoro tu fervoroso culto a los Dictators y absorvo tus observaciones a la vez que se nota una gran devoción de tu parte.
Coincido entonces en considerar a la banda en una etapa de protopunk, es decir un término que describe a un grupo de bandas innovadoras y por mucho tiempo inclasificables, o sea que de esta forma no sería un género musical sino una banda en la que no se da un sonido específico, me explico? en Bloodbrothers por ejemplo se pueden apreciar interesantes solos de guitarra y hasta delicados teclados de tipo A.O.R, con arreglos melódicos y de duraciones no tan breves; un tanto distinto del auge del punk, por otra parte las figuras de Ross The Boss o Shernoff carecen de esa actitud amateur y descuidada propias de un Sid Vicius o Johnny Rotten.
De manera que en lo que siento estar muy de acuerdo es en que quizás fueron ignorados en su momento (y hasta aún hoy)y un poco revalorizada cuando la escena punk comenzaba a tomar forma.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Estimado Diego:

Creo que se hable de lo que se hable se ha de hacer con rigor y seriedad, ya sea de los Dictators, de la II República Española o del ADN, por ejemplo.

Protopunk es una buena descripción para los Dictators. Tienes razón en que suenan diferente a los Sex Pistols, con otros matices, pero eso no les hace un grupo de hard rock. Evidentemente, Ross The Boos tiene una técnica tan sofisticada (asunto en el que luego ahondo) como la de Eddie Van Halen, pero pone su clase al servicio de una concepción punk, término que, por cierto, ya se manejaba cuando los Dictators grabaron "Go Girl Crazy", su primer álbum. (Para una amplia explicación del concepto punk te dirijo a mi blog, de reciente creación. La entrada de "Never Mind The Bollocks".)

Como dice mi hermano Álvaro, Ross The Boss es un dios de la guitarra. Tres veces le he visto en directo con los dictadores (1997, 1999 y 2003), y las tres he salido noqueado. Pero más me impresionó aún cuando le vi con los Thuderbolts hace más de dos años. Los Thunderbolts es un grupo creado para participar en un tributo a Thin Lizzy. Pues bien, el grupo —formado por el cantante y el guitarrista de Sex Museum, el baterista y el guitarrista de los Dictators y el bajista de Bummer— grabó un disco en 2006 e hizo una gira por Europa, tocando canciones de, cómo no, Dictators, Thin Lizzy, Manowar y de los propios Thunderbolts. Aquí en Madrid, el concierto que dieron fue impresionante, y la lección de Ross, magistral. Por sus dedos pasaron "The Boys Are Back In Town", "Stay With Me" o "Blow Your Speakers", aunando técnica y emoción de una manera colosal. Para el recuerdo eterno.

Y, sí, los Dictators son los eternos ignorados del rock, y eso que, en mi opinión, es uno de los mejores grupos que ha habido.

Por último, un detalle curioso: el "One, two, three" que se escucha al comienzo de "Bloodbrothers" lo lanza nada más y nada menos que Bruce Springsteen.

DiegoLeppard dijo...

Fenomenal todo tu aporte..nuevamente gracias Gonzalo!